Evolución y tropezones del mercado publicitario

absurdario

Los clientes inocentes

Ejemplo de término para incautos:

En un sentido correcto, el community manager es un webmaster venido a más. Es decir, un puñetero gestor y moderador de una web participativa.

Alguien que hace que la gente que repite visita no se sienta molesta o que si la repiten para sentirse importantes, al menos, no te la líen.

Simple. Ya está: un gestor de comunidades, el “superusuario” del foro.

Pero ya, tuvieron que venir los soplapollas de los dibujos en la arena… Escuchar y conversar.

A ver, que me pagan quien me paga;

¿Qué merece la pena escuchar?

Lo que dicen en sus canales para saber cómo vender y quién soy como marca para descubrir, quizá, que lo que quiero ser no les importa un carajo.

¿La conversación?

Lo que dicen en los canales de marca… Mirad, majetes, los canales propios de marca no sirven para otra cosa que no sea el servicio de att. al cliente, la promoción o la venta on line por recomendación de los amigos.

Es decir, los medios sociales son una gran realidad que los vagos aprovechan para mentir a las marcas.

Señores del marketing, tienen ustedes la oportunidad de saber lo que piensan de sus grandes productos, marcas y valores de las narices. Piensen en cómo podemos medir la prescripción de un vecino.

Desconfíen de quienes le dicen que usted puede abrir un canal de branding, porque le pueden dar más hostias que a un pandero si no investiga antes lo piensan de usted, que dista mucho de un encuesta a la salida de un cine.

Fíese de quines le venden aplicaciones, al igual que se fió de ellos cuando le vendieron microsites. Es cierto, puede dormir tranquilo. No le importan a nadie, así que, nunca tendrá una crisis de comunicación por ellas. Pero si la tiene, dígale a sus hacedores de tonterías que lo solucionen.

POR FAVOR NO SE VUELVAN LOCOS,  ESTO SON NUEVOS MEDIOS, PERO NO OLVIDEN QUE NO CAMBIA NADA, LO NUESTRO ES VENDER Y CREAR SUEÑOS AHORA QUE PUEDE SABER CON QUÉ SUEÑAN.

Así que siga fiándose de la estrategia basada en un análisis más certero, en la comunicación y la prescripción, en el mensaje y el servicio, celebre que la fidelización cuesta 100 euros al año por consumidor. Pero no se haga la polla un lío.

 

 

 

Related Posts with Thumbnails
Share