Evolución y tropezones del mercado publicitario

No soy un jefe, soy un peter pan

Venga, sí, abracito, un poco de masturbación ética.

Venga que sí… ¡Qué somos muy pocos los que estamos fuera del grupo, pero adoramos crear equipo, porque son el único lado humano de lo que hacemos!

Venga que sí… ¡Qué es cierto qué somos mercenarios dispuestos a matar por nuestro equipo fiel reflejo de una ilusión personal!

Venga que sí… ¡Qué es cierto que al lado de los méritos distraídos y culo-agradecidos somos buena gente!

Pero sí, digámoslo aunque sea en la puerta del baño: ¡Lo que mola es ser el líder de la tribu!

Venga que sí… ¡Qué la mayoría sólo se conforma con vigilar los sobacos, porque las axilas no tienen ojos!

Venga que sí… ¡Qué somos buena gente!

Pero, venga, reconozcamos que son lo hijos que no nos atrevemos a tener.

Qué es el grupo de secuaces que nunca tuvimos porque nadie nos aceptó como secuaz, por nuestra incapacidad ensimismada de serlo, en el patio.

Venga que sí… qué es la única manera de sabernos mejores en soledad.

Related Posts with Thumbnails
Share

Leave a Reply